martes, 10 de abril de 2012

PHILIPPE CAZA

LA EUROPA FANTÁSTICA
EL TEMPLO DE LA NOCHE (1979)
Nacido en París en el año 1941, Philippe Caza se ha erigido como uno de los grandes artistas en el campo de la ilustración y la historieta de corte fantástico.

Su trazo limpio y bien delineado, que manifiesta claramente las influencias del comic belga, puede verse en muchas de sus obras, las cuales llegaron a alcanzar fama mundial a través de revistas señeras como Pilote (Escenas de la Vida Suburbana y La Edad de la Oscuridad), Metal Hurlant (Arkhe, Chiméres y El Mundo de Arkadi) y su homónima estadounidense Heavy Metal.
También tuvo su oportunidad en el cine de animación, con producciones como “Gandahar, los años luz”, “Los niños de la lluvia” y “En la imagen del dragón”.
Sus otros aportes creativos se volcaron hacia el campo de la literatura de ciencia ficción, ilustrando las obras de autores de la talla de Abraham Merritt, Jack Vance, Roger Zelazny, Edmond Hamilton y A. E. Van Vogt.

Philippe Caza: Un Extraño Cazador de Fantasías por Odilius Vlak (Neosapiens)
Nota publicada originalmente en  Zothique el último continente - http://zothiqueelultimocontinente.wordpress.com-
El espeso bosque de la imaginación está vibrante de fantasías, que se mueven furtivas, esbozando las siluetas de ondas intuidas en el momento del éxtasis creativo, hambriento siempre del más allá. A través de él, se mueven también furtivos cazadores de esas presas, que han de ser servidas, luego del debido sacrificio, en el banquete para los seres hambrientos de visiones, bajo el menú que dice «otros mundos».
Ciertamente, es inagotable el reino de la fantasía y sus criaturas. Pero más inagotable aún, es la variedad con las que dichas fantasías son presentadas, o más bien cocinadas en este plano de los sentidos, bajo el fuego de una imaginación que se mueve con la cautela de los más experimentados depredadores. Philippe Cazamayou, «CAZA», ha sido uno de los cazadores más originales, desde que le fue entregado el arco llamado vida (14 de noviembre de 1941, Francia), y la flecha de la imaginación creativa, cuya punta envenenada de ansias de expresividad, estaba destinada a cazar las fantasías de naturaleza visual. Y esto lo hizo, lo hace y lo seguirá haciendo, a través de la Ilustración, el Cómic, la Animación, el Diseño de Posters, etc.
Cuando leemos un inicio como este: «El Arca está cerrada. A la espera/ Los antediluvianos ya han llegado a ella. Guiados por la voz inmemorial de un mito». Que pertenece a su obra maestra de 1982 «Arkhe» (El Arca -publicada en la Metal Hurlant-), y al mismo tiempo que las analogías del lenguaje poético van tejiendo innumerables significados en nuestra imaginación, las imágenes y colores que se le ofrecen a nuestros sentidos crean el molde perfecto para nuestras fantasías más salvajes, es justo decir… ¡Demonios!

Esta historia, en la que Caza hace una interpretación textual libre, del cuento homónimo de F. Bazzoli (Revista Nyarlathotep Nº 7, dic. 1972) es evidencia de la magia que porta la capacidad interpretativa de Caza a la hora de crear una atmósfera mitológica, y esto reforzado, ya para la época, con la fuerza expresiva de unos colores y unos diseños que, no hay duda de ello, son heraldos de los arquetipos mitológicos reales que recrea.
La historia es una alegoría poética, en la cual El Arca, no atesora las manifestaciones de vida terrestre tal como en el mito bíblico, sino que atesora y protege de los ciclos de destrucción cósmica, las semillas de una nueva manifestación universal. Soportando cinco edades de disolución: La Edad del Agua; La Edad de la Tierra; La Edad del Aire; La Edad del Fuego; y la Edad del Vacío.
En esta última desaparecen todos los cuerpos celestes y todas las galaxias, e incluso toda energía. Las metáforas finales hablan por sí mismas:
«… Y he aquí: He aquí que la última estrella del universo —toda ella energía degenerada— se abate sobre su propia masa, y, absorbiendo su propia radiación, se ha invertido en un último agujero negro…/ Queda el vacío —y El Arca (en su entelequia)—, El Arca: Punto focal sin superficie donde se incluye el infinito… instante sin duración que abraza la eternidad del conocimiento/ Y he aquí también: He aquí que del vacío, en sí mismo anulado, sólo queda el misterio… He aquí que del tiempo consumido, sólo queda el olvido… He aquí que del infinito, sólo queda la ausencia/ Del Arca: la transparencia… Y de su contenido: la inmanencia.»
En fin, El Arca encierra un nuevo génesis.

-------------------------GALERÍA DE IMÁGENES-------------------------

-El Ciclo de Tschai: Los Dir Dir (1983)-

-El Ciclo de Tschai: Los Wankh (1983)-
-El Ciclo de Tschai: Los Chasch (1983)-

-El Ciclo de Tshai: Los Pnume (1983)-

-El Emperador de Ham (1984)-

-El Fin de un Mundo (1974)-

-Face aux feux du Soleil (1984)-

-Gandahar, Los Años Luz (1986)-

-La Memoire de la Lumière (1986)-

-La Quéte (1987)-

-La Voz de Anubis -1986)-


-Lailah -boceto- (1987)-

-Le Troupeau a Veugle 1 (1981)-

-Le Troupeau a Veugle 2 (1981)-


-Rhialto, El Prodigioso (1985)-


1 comentario: